Salud

Fibromas uterinos con menopausia

Pin
Send
Share
Send
Send


Los fibromas uterinos son uno de los tumores benignos más comúnmente diagnosticados, que se encuentra en niñas de treinta a cuarenta y cinco años. Esta patología se determina en cada cuarta mujer durante los controles de rutina o con un examen específico.

Cuadro clinico

El desarrollo de los fibromas uterinos en las primeras etapas generalmente no se acompaña de manifestaciones clínicas. Los síntomas comienzan a aparecer en etapas posteriores. Una de las manifestaciones características de los tumores uterinos es la menorhagia: este es un aumento cuantitativo y cualitativo de la descarga durante la menstruación.

Un síntoma secundario que se desarrolla como resultado de esta manifestación es un síndrome anémico, que se acompaña de debilidad, fatiga y piel pálida de una mujer. Como resultado de la pérdida permanente de hierro, se desarrolla hipoxia tisular crónica, que conduce a la piel seca, arrugas, uñas quebradizas y cabello.

La razón para el desarrollo de los síntomas anteriores es la germinación de los fibromas uterinos en las capas musculares de su cuerpo, y por lo tanto su función contráctil se ve afectada. También es posible el desarrollo de sangrado acíclico del tracto genital, que surge de la membrana mucosa del útero, la aparición de este síntoma es el motivo de la visita urgente al ginecólogo.

Localización de síntomas.

Una de las manifestaciones clínicas más frecuentes en el mioma uterino es la presencia de síndrome de dolor, que puede ser muy diverso. Por lo general, el dolor se localiza en la parte inferior de la cavidad abdominal o en la región lumbar. La aparición de dolor puede estar asociada con un suministro sanguíneo deficiente al cuerpo del tumor, que con mayor frecuencia se desarrolla durante el ejercicio.

Quizás la presencia constante de dolor, que aumenta periódicamente, esta manifestación suele asociarse con la presencia de fibromas uterinos de pequeño tamaño. Las últimas etapas del desarrollo del tumor, en presencia de un crecimiento invasivo en la capa submucosa del útero, se caracterizan por cólicos intensos de dolor, así como la presencia de sangrado.

Los fibromas uterinos a menudo están acompañados por el desarrollo de alteraciones en el trabajo de los organocomplejos estrechamente espaciados, que incluyen el recto y la vejiga. La sensación de vaciado incompleto de este último después de la micción o una sensación de constricción se observa con un tamaño suficientemente grande del tumor. La necesidad constante de orinar o defecar puede alternar con la ishuria patológica o el estreñimiento. Para realizar un diagnóstico diferencial con cistitis o tumores rectales, es necesario contactar a un ginecólogo.

Uno de los síntomas más frecuentes que hace que una niña busque ayuda de un especialista es la incapacidad de quedar embarazada. La presencia de fibromas grandes en el útero puede alterar la permeabilidad de los tubos para el óvulo o interferir con el movimiento del esperma.

La presencia de fibromas uterinos a menudo conduce a numerosas complicaciones durante el parto natural, en relación con esto, estos pacientes son sometidos con mayor frecuencia a parto quirúrgico.

Fibromas submucosos

Cuando el tumor es submucoso, existe una violación del ciclo menstrual normal del tipo de hiperpolimenorrea, y con frecuencia también se observa sangrado uterino y se observa un desarrollo secundario de anemia hipocromática. La presencia de dolor cuando se localiza en la capa submucosa no es típica, pero cuando un nódulo cae en el útero, es posible adjuntar sensaciones de dolor paroxístico de alta intensidad. Esta localización del tumor es una causa común de la incapacidad de la niña para tener el feto.

Arreglo mixto de los fibromas.

La disposición mixta del nódulo de mioma es difícil de diagnosticar debido a que puede que no se detecte durante mucho tiempo. Con tamaños de más de veinte centímetros, es posible una sensación de pesadez en la parte inferior del abdomen.

Con el aumento del tumor, se intensifican los fenómenos de compresión de los órganos internos, aparecen los fenómenos de obstrucción intestinal crónica, alternando el estreñimiento con la diarrea. La compresión de la uretra conduce al estancamiento patológico de la orina, así como al desarrollo de hidronefrosis o pielonefritis.

¿Fibroides uterinos o quistes ováricos?

Los síntomas del útero y los quistes ováricos son bastante similares en sus etapas iniciales, por lo que su diagnóstico es necesario. Los métodos para determinar la verdadera causa de los síntomas incluyen el diagnóstico por ultrasonido.

Esta técnica no invasiva proporciona la máxima cantidad de información y se considera el estándar de oro en ginecología. También existe una laparoscopia diagnóstica, que se utiliza en el desarrollo de un abdomen agudo cuando se tuerce un quiste ovárico.

Síntomas durante el embarazo

A veces, la detección de los fibromas uterinos ocurre cuando se ve en la clínica prenatal después del desarrollo del embarazo en el paciente. En este sentido, es necesario conocer el tratamiento de dichas mujeres y las manifestaciones clínicas que pueden acompañar a dicha afección. Durante la formación de la placenta cerca del nódulo de mioma, hay una disminución del tejido muscular en esta área debido a la producción de sustancias biológicamente activas.

En este sentido, puede desarrollarse la hipotrofia fetal o el desvanecimiento de su desarrollo. El desarrollo del trabajo de parto prematuro también se observa debido al llenado de la cavidad del útero embarazado con numerosos tumores. Debido al aumento de la presión intrauterina, se produce la ruptura de las membranas del feto, seguida de un parto prematuro. Para prevenir complicaciones durante el embarazo o el parto, las mujeres deben ser examinadas antes del embarazo y el parto operatorio.

Manifestaciones comunes de la patología.

Así, los síntomas más comunes y universales de los fibromas uterinos son las siguientes manifestaciones clínicas:

La aparición de una menstruación larga y pesada, que resulta en el desarrollo de anemia hipocrómica, acompañada de debilidad, discapacidad rápida, así como las uñas quebradizas y el cabello.

Palidez de la piel.

Una sensación de malestar en la parte inferior del abdomen, la presencia de dolor, que no está asociada con la fase del ciclo.

Violación del funcionamiento normal del sistema urinario y de la descarga de los contenidos intestinales.

Unión del dolor cardíaco a la pesadez en la parte inferior del abdomen y la menstruación irregular.

Incapacidad de quedar embarazada o de dar fruto.

Aumento del volumen abdominal.

El crecimiento de los fibromas uterinos es inestable, puede comenzar su desarrollo a la edad de una niña y manifestarse después de la menopausia. En este sentido, los síntomas de los fibromas uterinos con menopausia, que incluyen los siguientes:

El desarrollo del crecimiento acelerado en el contexto del ajuste hormonal en el cuerpo de una mujer.

Con el curso inicial benigno, la malignidad del proceso es posible en el contexto de los cambios en la regulación endocrina.

El desarrollo de dolor severo y sangrado abundante.

El desarrollo de formas severas del proceso anémico.

Clímax - patología o norma

El clímax no es una patología. Este es el período fisiológico en la vida de cualquier mujer, asociado con cambios en el equilibrio hormonal relacionados con la edad. La edad promedio de una mujer en la que aparecen signos de menopausia es de 50 años. Se considerará patológico el inicio de la menopausia antes de los 45 años.

Toda mujer tiene menopausia de manera individual. Alguien casi no tiene síntomas, pero alguien necesita una corrección médica.

El periodo climatérico consta de varios periodos:

  • Período premenopáusico - Un año o dos antes del cese de la menstruación. En este momento, el paciente notó violaciones del ciclo menstrual: la menstruación va de forma irregular, la cantidad de sangrado menstrual cambia.
  • En realidad la menopausia. Suele durar un año, y en este momento se observan todos los síntomas característicos. Mensual con el no.
  • Posmenopausia. La reestructuración del equilibrio hormonal se completa, y el cuerpo llega a la norma de la edad fisiológica. Los síntomas de menstruación y menopausia no lo hacen.

Los principales signos de la menopausia, que se encuentran en todas las mujeres, pero en diferentes grados de gravedad:

  • desequilibrio emocional, labilidad del estado de ánimo,

  • La presión sanguínea "salta"
  • sensación de latido del corazón,
  • El síntoma muy característico es los sofocos. Esta es una sensación repentina de calor en todo el cuerpo y enrojecimiento de la piel de la cara y el escote.

Todas estas manifestaciones están directamente relacionadas con los cambios hormonales. Naturalmente, el período de la menopausia implica la desaparición de la función reproductiva.

Durante la menopausia, muchas enfermedades ginecológicas cambian su curso, para bien o para mal. Los fibromas uterinos son una enfermedad que, durante la menopausia, puede retroceder o complicarse con procesos más graves, por ejemplo, neoplasias en la cavidad uterina.

Mioma: lo que necesitas saber sobre la enfermedad

Patología ginecológica, que es un proceso tumoral benigno (neoplasia), que se origina en el miometrio (capa muscular del útero). La enfermedad tiene una naturaleza hormonal. Es por eso que la menopausia tiene un efecto pronunciado en el estado de la neoplasia.

La esencia del proceso patológico en el mioma uterino consiste en la proliferación excesiva de las células del miometrio. Los miocitos pueden aumentar de tamaño y su número puede aumentar.

Este proceso se ve afectado por las hormonas estrógeno y progesterona. El mioma es el resultado de un desequilibrio entre ellos. El crecimiento del tumor se debe al hecho de que su tejido contiene más receptores de estrógeno y progesterona que el miometrio inalterado. Como resultado, los efectos hormonales sobre el mioma más. El clímax también implica una violación de la síntesis de las hormonas estrógeno y progesterona.

¿Qué puede causar el mioma?

Factores provocadores para el desarrollo de fibromas:

  • el embarazo
  • Procesos inflamatorios en los órganos pélvicos.
  • infecciones genitales
  • inmunodeficiencia
  • herencia cargada
  • patología del ciclo menstrual,
  • trastornos metabólicos,

  • raspado frecuente de la cavidad del órgano,
  • factor de estrés emocional.

Los focos miomatosos se forman en lugares donde hay inflamación o daño mecánico.

Interesante Se supone que las células a partir de las cuales se forman los fibromas se reclinan en el período de desarrollo embrionario. Este proceso está asociado con la predisposición genética.

¿Cómo se clasifican los fibromas?

La estructura de los fibromas puede incluir, además del músculo, y más tejido conectivo. Dependiendo de qué tipo de tejido prevalezca, el tumor se llamará:

  • Mioma - más tejido muscular
  • fibroma - más tejido conectivo,
  • Fibromioma: el mismo contenido de músculo y tejido conectivo.

Si los fibromas son propensos a un rápido crecimiento, se llama proliferación.

Un tumor uterino puede formarse en diferentes capas de la pared del órgano:

  1. Submucoso (submucoso): se encuentra debajo del endometrio y crece hacia la cavidad del órgano, aumentando su volumen.

  2. Fibroides subserosos (subperitoneales): ubicados debajo del revestimiento exterior del útero, que se emiten en la cavidad pélvica.
  3. Intersticial (intermuscular): los nodos crecen dentro de la capa muscular y deforman la pared del órgano.

Manifestaciones de los fibromas con menopausia.

Los fibromas durante la menopausia pueden autorretrar y casi desaparecer. Sin embargo, también hay opciones opuestas: cuando una neoplasia no solo no disminuye, sino que se expande aún más.

El tumor puede crecer de tamaño, pero los síntomas serán bastante escasos. Las manifestaciones que generalmente se observan no son consideradas por la mayoría de las mujeres como una razón para contactar a un ginecólogo.

El paciente debe prestar atención a los siguientes síntomas:

  1. Antes del inicio de la menopausia, se observa el síndrome hipermenstrual: una reducción en el tiempo entre la menstruación, períodos más abundantes,
  2. Violación de la regularidad de la menstruación,
  3. La aparición de sangrado entre la menstruación,
  4. Dolor severo antes y durante la menstruación,
  5. Dolores constantemente molestos o molestos en la parte baja del abdomen,

  6. El paciente nota un aumento en el abdomen de diversos grados, dependiendo del tamaño del nodo,
  7. Dependiendo de la ubicación de la neoplasia, puede haber violaciones de los órganos adyacentes: dificultad para orinar y el acto de defecar,
  8. Con un sangrado frecuente, una mujer notará los síntomas de anemia: debilidad, mareos, tinnitus, ennegrecimiento de los ojos, piel pálida,
  9. Las mujeres en edad reproductiva no pueden quedar embarazadas.

La presencia de al menos uno de estos signos permitirá al ginecólogo sospechar de los fibromas uterinos y programar un examen.

Interesante El tamaño de una neoplasia benigna se determina en semanas de embarazo. El útero, y en consecuencia, el abdomen se puede agrandar a 15-16 semanas. Tales tumores son considerados gigantes y requieren tratamiento quirúrgico.

Por sí mismo, un tumor benigno en la menopausia no causa a la mujer inconvenientes especiales. Pero el período de la menopausia se caracteriza por el hecho de que los procesos hiperplásicos son propensos al renacimiento.

Los fibromas uterinos pueden malignizar y convertirse en un tumor maligno. Y el cáncer uterino es la principal causa de mortalidad ginecológica en mujeres mayores de 50 años.

La condición precancerosa de los fibromas uterinos se llama predarsarcoma. Se determina solo histológicamente. Aparecen focos de crecimiento acelerado que contienen células atípicas en el tejido tumoral. Aumenta la velocidad de división celular.

Cómo diagnosticar el mioma

  1. Primero, el ginecólogo recopila una historia detallada: las quejas del paciente, las características del ciclo menstrual. Resulta si hay un factor hereditario. También resulta la severidad de las manifestaciones de la menopausia.

  2. Con un examen ginecológico a dos manos, se pueden detectar ganglios subserosos y submucosos nacientes. Los nodos intersticiales, especialmente si son pequeños, solo pueden detectarse indirectamente, con una densidad excesiva de la pared del órgano y su tuberosidad.
  3. El método más confiable que confirma la presencia de fibromas uterinos sigue siendo la ecografía. El sensor de ultrasonido, especialmente intracavitario, está disponible en todas las paredes del útero. Un nodo se define como una educación con mayor ecogenicidad. Con la ayuda de la ecografía, puede ver un tumor con un diámetro inferior a un centímetro.
  4. La dopplerografía se utiliza como un método de investigación adicional para evaluar la capacidad de crecimiento de los fibromas. El mioma uterino proliferativo se caracteriza por un flujo sanguíneo pronunciado tanto en el centro del nódulo como en la periferia.
  5. La histeroscopia se puede usar para evaluar visualmente la superficie de una neoplasia. Un dispositivo endoscópico (histeroscopio) se inserta en la cavidad uterina y permite inspeccionar el nódulo.
  6. El curetaje de diagnóstico se realiza para recolectar un material tumoral para un examen histológico para prevenir la malignidad de los fibromas.

Tratamiento de los fibromas con menopausia: ¿es necesaria la cirugía?

Un tumor de pequeño tamaño, sin tendencia a proliferar, no requiere tratamiento. En la menopausia, tales fibromas usualmente regresan y se lisan.

En este caso, el paciente se somete regularmente a un examen ginecológico para controlar el tamaño del tumor.

Si el tumor está proliferando, hay una lesión múltiple, el período de menopausia se acompaña de sangrado uterino, se prescribe una terapia conservadora.

Objetivos del tratamiento farmacológico:

  • Terminación de la proliferación.
  • Máxima reducción del tumor.
  • Corrección de irregularidades menstruales antes de la menopausia.
  • Tratamiento de las afecciones causadas por el mioma uterino: con más frecuencia se trata de una anemia debida al sangrado uterino.

Los progestágenos se prescriben para la regresión del tumor. Estos incluyen norkolut y medroxyprogesterone. Tomar progestágenos reducirá el tamaño de los tumores a 3 semanas de embarazo. Cuando la menopausia, estas hormonas se toman continuamente durante seis meses.

Antagonistas de la liberación gonadotrópica - hormona - buserelina - depósito. Este fármaco bloquea la actividad de la hormona pituitaria, bajo cuya acción aumenta la producción de estrógeno. Como resultado, la neoplasia se reduce de tamaño. El tratamiento más efectivo de este medicamento en mujeres en la menopausia.

Para reducir el sangrado uterino en la cavidad uterina, se instala Mirena espiral, que contiene levonorgestrel. La recepción de la droga continúa por cinco años. Climax no es una contraindicación para la instalación de un dispositivo intrauterino.

La cuestión del tratamiento quirúrgico de los fibromas. Una cura completa de los fibromas uterinos es posible mediante cirugía. Hay dos tipos de tratamientos quirúrgicos: radicales y preservación de órganos.

El tratamiento radical implica la extracción del útero junto con el cuello uterino.

Indicaciones para la histerectomía:

  • El tamaño del útero, como en la semana 14 de embarazo.
  • Proliferación activa de tumores benignos.
  • Necrosis del nodo en violación de su poder.
  • La localización del tumor en el cuello uterino.
  • Abundante metrorragia, que conduce a la anemia severa.

Las operaciones de preservación de órganos incluyen miomectomía: escisión de los ganglios sin la extracción del útero. Климакс не является показанием для радикальной операции, поэтому женщинам даже в периоде менопаузы предлагается выбор оперативного вмешательства, если таковой может быть предложен.

Существуют также неоперативные способы лечения миомы матки в менопаузе:

  1. Embolización de la arteria uterina. Este tipo de tratamiento se usa con más frecuencia antes del inicio de la menopausia, en mujeres en edad reproductiva. En la arteria uterina se inyectan sustancias que bloquean el torrente sanguíneo. Los nodos de potencia se detienen y se reducen.
  2. Clementing La imposición de ligaduras sobre la arteria uterina. El principio de acción es el mismo que para la embolización, pero la efectividad de dicho tratamiento es menor.

Tumor benigno

El mioma es la formación de un tumor dependiente de hormonas de naturaleza benigna, que se localiza principalmente en diversos tejidos del útero.

El tamaño de una neoplasia puede variar en varios grados: puede ser muy pequeño, apenas perceptible, pero también puede alcanzar tamaños impresionantes cuando la neoplasia comienza a malignizarse. En el exterior, el fibroide parece un nudo redondo con una vaina brillante.

Con la aparición de pequeños nodos, esta patología generalmente se desarrolla sin manifestación de síntomas característicos. Con el desarrollo de dos o más de estos tumores, así como un aumento en su crecimiento, una mujer puede experimentar signos como hemorragias y dolor en la parte inferior del abdomen.

Dependiendo de la ubicación del tumor, esta patología puede ser:

  • subseroso
  • intramuros
  • submucoso
  • Intraligamental

Nodo subseroso Este cambio patológico se localiza en el área del tejido muscular externo del útero, también llamado subperitoneal. Este nombre del tumor se debió a su crecimiento en la dirección de la región pélvica.

Tumor intramuralo tumor de mioma intermuscular, se localiza en las capas internas del tejido muscular, como resultado de lo cual se observa un aumento en el tamaño del abdomen.

Nodo submucoso localizada debajo de las membranas mucosas del útero, lo que garantiza este proceso de desarrollo de la neoplasia del segundo nombre: el nodo submucoso.

Y finalmente Tumor intraligamentoso Aparece y comienza a desarrollarse en el área entre los ligamentos del útero.

Este proceso patológico hasta la fecha no ha sido totalmente estudiado por los médicos especialistas. Las razones para la formación de fibromas pueden ser:

  • trastornos hormonales en el cuerpo femenino asociados con el inicio de la menopausia, por lo tanto, a menudo se dice que los fibromas y la menopausia son dos procesos combinados,
  • predisposiciones hereditarias
  • complicaciones postoperatorias,
  • Patologías infecciosas que se transmiten principalmente por contacto sexual.
  • inicio temprano de la menstruación (hasta 11 años),
  • El uso frecuente de bebidas alcohólicas,
  • Ecología no apta.

No se excluye la presencia de un factor genético que contribuya al desarrollo de esta enfermedad con el inicio de la menopausia.

El desarrollo de los fibromas uterinos con la menopausia, sus síntomas y tratamiento.

La etapa inicial del desarrollo de un tumor benigno puede ser asintomática si los ganglios miomatosos son muy pequeños, cuya presencia solo puede detectarse tras un examen por parte de un ginecólogo.

Si es necesario confirmar el diagnóstico y la ubicación exacta de los nódulos, la mujer deberá someterse a un examen de ultrasonido, y un médico puede recetarle una histerosalpingografía. En casos raros, puede ser necesario someterse a exámenes adicionales, como una resonancia magnética o una tomografía computarizada.

En el desarrollo más avanzado de los fibromas uterinos, sus síntomas y signos durante la menopausia pueden manifestarse de la siguiente manera:

  • la aparición de hemorragias abundantes, que continúan durante un largo período de tiempo,
  • la aparición de síntomas dolorosos, localizados principalmente en el tercio inferior del abdomen,
  • hay una sensación de presión en la vagina y otros órganos en la pelvis,
  • micción frecuente con sensaciones dolorosas,
  • Violaciones de las heces, manifestadas por la formación de estreñimiento.
  • Durante los movimientos intestinales puede haber sensaciones dolorosas en los intestinos.

Vale la pena señalar que los síntomas de los fibromas uterinos con menopausia son ligeramente diferentes de los síntomas del desarrollo de los ganglios miomatosos en la edad reproductiva. Por lo tanto, cuando se detectan violaciones anormales de edad, es necesario contactar urgentemente a los especialistas para identificar las causas y el diagnóstico.

Además, los fibromas después de la menopausia también ocurren, especialmente en los últimos tiempos, los casos de fibromas uterinos después de 55 años, cuando ha comenzado el período posmenopáusico, se han vuelto muy frecuentes.

El tratamiento de los ganglios miomatosos se puede realizar de forma operativa o conservadora. Con el desarrollo de los fibromas a un tamaño bastante grande, puede haber un alto riesgo de desarrollar un cáncer, por lo tanto, en tales casos, como tratamiento, solo es necesaria la cirugía para extirpar la neoplasia con el útero o con la preservación de los órganos reproductivos.

Si el tamaño de un tumor benigno es relativamente pequeño, se pueden usar métodos médicos de tratamiento para reducirlo, en los cuales los nódulos myomatosos más pequeños se pueden absorber por completo.

Tipos de tratamiento quirurgico

La intervención quirúrgica dirigida a extirpar un tumor benigno es el tratamiento más efectivo. La operación para extirpar los fibromas uterinos, en los que se conservan los genitales, se llama miomectomía, que se divide en tres áreas:

  • extirpación del tumor abdominal: se realiza con preservación del útero, pero si no hay más de cuatro ganglios miomatosos,
  • Eliminación laparoscópica: dirigida a eliminar las neoplasias subserosas e intramurales.
  • y la extirpación histeroscópica es adecuada para la eliminación de tumores localizados en las superficies mucosas del útero.

Como se mencionó anteriormente, el grado más avanzado de desarrollo de un tumor benigno, cuyas dimensiones son relativamente grandes, ya no se curará, y la única solución en esta situación será una operación con el 100% de remoción del tumor con el útero, lo que se denomina histerectomía.

Esta operación puede llevarse a cabo ya sea por método laparámico a través de la vía vaginal o abierta. El primer y segundo método de histerectomía tienen un efecto cosmético, es decir, después de la cirugía, no habrá rastros ni cicatrices en el cuerpo de la mujer.

Recuerde: el tipo de cirugía depende completamente de la edad del paciente y del grado de desarrollo de los fibromas.

En la mayoría de los casos, los médicos prefieren usar sustancias especiales mínimamente invasivas que se inyectan en las arterias que alimentan los ganglios miomatosos. Como resultado, la alimentación de los nódulos de mioma cesa y el mioma deja de crecer.

Tratamientos conservadores para la educación benigna.

En presencia de pequeños nódulos de mioma, los médicos no prescriben ningún tratamiento, solo ponen a la mujer bajo control constante y controlan el progreso del desarrollo de la neoplasia. Esto es más cierto para las mujeres que tienen fibromas uterinos que aparecen durante la menopausia. Con el inicio del período menopáusico, una mujer tendrá que hacerse una prueba de biopsia para excluir la posibilidad de desarrollar un cáncer.

El tratamiento de los fibromas en la menopausia debe consistir en una selección completa de medicamentos dirigidos al tratamiento de los síntomas de la menopausia y las neoplasias benignas. Al mismo tiempo, las preparaciones hormonales no deben contener estrógenos.

Los fibromas uterinos con menopausia pueden tratarse con medicamentos si:

  • Los tamaños de los nódulos miomatosos son relativamente pequeños y no alcanzan los 2,5 cm de diámetro.
  • Nodos miomatosos de tipo intramural o subseroso,
  • el útero no está demasiado agrandado,
  • No hay complicaciones de la manifestación clínica de la enfermedad,
  • No hay procesos patológicos en los órganos adyacentes,
  • las focas crecen a un ritmo lento
  • No hay reacción alérgica a las drogas.

Si una mujer ha entrado en la menopausia y los nódulos miomatosos son muy pequeños, es posible que no sea necesario un tratamiento especial. Esto se debe al hecho de que muy a menudo esta patología se vuelve regresiva cuando se produce la menopausia. Pero con el uso de medicamentos hormonales para los síntomas de la menopausia, que contienen estrógenos naturales o sintéticos, los fibromas pueden volver a aumentar de tamaño.

Entre las mujeres que comienzan el desarrollo de la menopausia con fibromas, muy a menudo surge la pregunta: "¿Pueden los fibromas uterinos disolverse y pasar con el inicio de la menopausia, o no?"

Los fibromas uterinos con menopausia pueden disminuir de tamaño debido a la disminución natural de los niveles de estrógeno en el cuerpo de una mujer, causado por cambios hormonales. Con un resultado exitoso, el tumor en sí puede pasar en el período menopáusico sin un tratamiento específico. Los casos en los que los fibromas uterinos pueden desaparecer por completo no se estudian completamente desde el punto de vista de la medicina, pero las opiniones de las mujeres que se han curado de esta manera demuestran la posibilidad absoluta de este hecho.

Pero no olvide que en la gran mayoría de los casos, los fibromas con menopausia no pueden retroceder, sino que, por el contrario, comienzan a crecer con mayor intensidad. En este caso, la patología puede sucumbir a los procesos de malignidad y convertirse en un tumor canceroso.

Para los fines del tratamiento médico del útero en la menopausia, vale la pena lograr los siguientes factores:

  • detener el crecimiento del tumor,
  • reducción de su tamaño,
  • Ajuste del flujo menstrual hasta la menopausia.
  • Curación de las manifestaciones sintomáticas que se forman durante la menopausia.

Para reducir los tumores en el útero, se pueden prescribir hormonas progestogénicas, entre las que se encuentran las más efectivas. Norkolut y la droga Medroxiprogesterona. Durante la menopausia, estos medicamentos deben tomarse por lo menos 6 meses.

Para bloquear la hormona contenida en la glándula pituitaria, bajo la influencia de la cual puede aumentar la producción de estrógeno, incluso durante la menopausia, se prescribe un antagonista gonadotrópico: Buserelin –Depo. Al tomar este medicamento, el mioma no se desarrolla más, sino que comienza a retroceder.

Con el fin de minimizar las hemorragias uterinas en la cavidad uterina, se prescribe una instalación. Mirena Marina, que es parte de la droga levonorgestrel. El DIU se puede instalar durante la menopausia.

El cuerpo femenino es por naturaleza muy duradero y paciente, pero para experimentar el desarrollo de diversas patologías ginecológicas, especialmente durante la menopausia, es necesario apoyar al cuerpo con medicamentos complejos. La acción de los medicamentos ayudará no solo a reducir las dolencias sintomáticas, sino también a curar una serie de enfermedades, incluso como los fibromas, pero solo con el tratamiento oportuno de los especialistas.

Video interesante sobre el tema:

Características generales de la patología.

Es un error suponer que los fibromas uterinos se presentan predominantemente en mujeres en edad menopáusica. A menudo, la formación de tumores se encuentra en mujeres muy jóvenes. Por lo tanto, los límites de edad pueden variar de 25 a 55 años. Para saber cómo tratar esta enfermedad, debe tener al menos una idea general al respecto.

Mioma es uno o mas nodulos. Estos elementos se forman a partir del tejido muscular del útero. La educación suele ser de naturaleza benigna, y en muy raras ocasiones degenera en un tumor maligno. Su forma puede ser diferente, y las dimensiones oscilan entre unos pocos milímetros de diámetro y decenas de centímetros. Los doctores arreglan los casos cuando el mioma alcanza parámetros colosales. Entonces, en un paciente, los médicos extrajeron el mioma durante la operación, cuyas dimensiones correspondían a un melón grande.

Con mayor frecuencia, la aparición de un crecimiento benigno en la cavidad uterina se asocia con cambios hormonales que ocurren en las mujeres antes de la menopausia. Pero hay muchas más razones capaces de provocar el desarrollo de la enfermedad. Por lo tanto, juzgar inequívocamente que con el inicio de la menopausia, el riesgo de fibroides no se cumple. Pero lo que caracteriza a los fibromas es que el proceso puede ser completamente asintomático.

Es cierto que esta característica es más característica de pequeñas formaciones. Pero, si el tumor es grande o la formación consta de varios nodos, entonces los síntomas de la enfermedad se manifiestan claramente, lo que indica claramente la presencia de educación.

Tipos de neoplasias

La naturaleza completa de la patología aún no se ha estudiado, pero la clasificación y los tipos de fibromas por los médicos están claramente definidos. Distinguir la educación por ubicación y estructura. La clasificación por estructura tiene tres grupos.:

  1. Cuando un tumor está formado por tejido muscular, es fibroide. Para tales formaciones caracterizadas por un rápido crecimiento.
  2. Si el nódulo está formado principalmente por tejido conectivo, entonces estamos hablando de la presencia de fibroma uterino.
  3. En el caso de una estructura mixta, los médicos diagnostican los fibromas del pene.

Pero además de esta clasificación, en la práctica médica hay otro criterio por el cual se caracteriza la educación benigna. La diferenciación de los nodos se lleva a cabo incluso en su ubicación.

  1. Mioma subseroso Por lo general se fija fuera del útero. Con un crecimiento intenso, es capaz de llenar todo el espacio de la pelvis pequeña.

  2. Formacion submucosa Se desarrolla directamente en el útero. Por lo tanto, este tipo de tumor a menudo se confunde con un embarazo en desarrollo.
  3. Sello intersticial Formado a partir de la capa muscular del útero, a medida que crece, deforma la pared del órgano.

Sabiendo qué tan rápido crece el mioma en el útero y el lugar de su localización, es fácil determinar qué tejidos están en el corazón de su estructura.

¿Qué puede desencadenar el desarrollo de los fibromas?

Como se mencionó anteriormente, hasta cierto momento, la mayoría de los profesionales médicos se inclinaban a creer que la causa principal de la aparición de los fibromas es una falla hormonal asociada con cambios relacionados con la edad en el cuerpo de una mujer. Posteriormente se comprobó que este factor no es el único. Los doctores modernos llaman al siguiente causas de los fibromas:

  • predisposición genética
  • irregularidades menstruales que son de naturaleza patológica,
  • abortos frecuentes y otras cirugías en los órganos genitales femeninos,
  • menopausia tardía
  • inmunidad deficiente

  • estilo de vida sedentario
  • impacto del estrés
  • trastornos nerviosos
  • Violación de los procesos metabólicos, cuya causa más frecuente es la desnutrición.
  • cambio frecuente de compañeros
  • La vida íntima irregular también afecta negativamente a la salud de la mujer, especialmente durante la menopausia.
  • Enfermedades de transmisión sexual, así como procesos inflamatorios de la esfera sexual,
  • Medio ambiente ecológico pobre (contaminación radiactiva, agua de mala calidad),
  • Los medicamentos hormonales (anticonceptivos) también contribuyen al crecimiento activo de los miomas.

Por separado, es necesario detenerse en los hábitos perniciosos a los que muchas mujeres están sometidas en la actualidad. El alcohol y el fumar tienen un efecto dañino en la esfera reproductiva de las mujeres.

Bajo la influencia de las toxinas, se interrumpe la producción de hormonas necesarias y, como resultado de este desequilibrio, a menudo se produce la formación de tumores.

Principales síntomas

La verdad, que afirma que la enfermedad es más fácil de curar cuando puede ser reconocida por las primeras manifestaciones, es aplicable a las formaciones benignas de la esfera genital femenina. Los primeros síntomas y signos de los fibromas uterinos con menopausia pueden considerarse como una campana de alarma. Aunque cada mujer tiene un curso específico de la enfermedad, hay una serie de signos comunes. Entre ellos se encuentran:

  1. Sangrado Las manchas se pueden observar durante varios días, como menstruación, o ser permanentes, a menudo se produce un sangrado tan intenso que la vida de una mujer se ve amenazada. La pérdida severa de sangre generalmente conduce al desarrollo de anemia y al empeoramiento del bienestar general de la mujer.
  2. Dolores . Este síntoma también puede manifestarse de diferentes maneras: algunas mujeres se quejan de un dolor persistente en la parte inferior del abdomen, mientras que otras tienen un dolor en el sacro. Muchos ni siquiera saben por qué surgen tales signos.
  3. Heces deterioradas . En su mayoría estreñimiento, y el movimiento intestinal se acompaña de dolor severo.
  4. Malestar durante las relaciones sexuales. . A menudo la intimidad íntima se acompaña de dolor.
  5. Aumento de la cintura . A menudo, las mujeres están interesadas en saber si el estómago puede crecer durante el mioma uterino, como durante el embarazo. Y este fenómeno se observa a menudo. A menudo, los pacientes se refieren a un ginecólogo acerca del embarazo previsto. Pero después de la inspección, queda claro que la causa del aumento del abdomen es el crecimiento de los fibromas.
  6. Micción frecuente o la necesidad de hacerlo también es un signo obvio de la formación de un tumor.
  7. Aumento de la temperatura.

Todos estos signos indican claramente la desventaja de la salud de la mujer. Por lo tanto, cuando aparece al menos un síntoma, es necesario visitar inmediatamente el consultorio del ginecólogo. El hecho es que ni una sola mujer ha logrado deshacerse de los fibromas.

Y un punto más importante que debe tenerse en cuenta: aunque la probabilidad de degeneración de un tumor benigno en un tumor maligno es mínima, aún existe el riesgo de estos cambios.

Metodos de tratamiento

Como regla general, los médicos no se apresuran a sospechar que un fibroide remite inmediatamente al paciente al tratamiento quirúrgico. Primero, un diagnóstico minucioso.Al paciente se le asigna una ecografía, que realiza una histerosalpingografía (método de rayos X para el estudio del útero con una composición de contraste).

Después de recibir los datos necesarios, el médico los analiza. Si el tumor es pequeño y no molesta mucho a la mujer, solo la vigilan un rato. Pero si un fibroide grande ejerce presión sobre la vejiga, los síntomas no solo son desagradables, sino que también son extremadamente dolorosos, entonces los médicos decidirán colectivamente la cuestión de su extracción.

Esta imagen se puede observar en casos avanzados de la enfermedad o con un crecimiento intensivo del tumor. Este último es extremadamente peligroso para la salud, ya que el tumor en crecimiento aumenta gradualmente la presión sobre los grandes vasos y tejidos importantes de los órganos pélvicos. Por supuesto, tal tumor debe ser eliminado.

Los nodos pequeños se tratan de forma conservadora. A una mujer se le prescribe terapia compleja, que incluye medicamentos que afectan la estructura de la educación en sí. Con un tratamiento exitoso, los pequeños nódulos se disuelven. Si el crecimiento de las formaciones no se puede bloquear, también se discute el problema de la opción de tratamiento operacional.

Remedios populares

Debe entenderse que los fibromas no son una patología de la complejidad que se puede curar con decocción e infusiones. Todo es mucho más complicado. Y si inicialmente sigue este camino, simplemente puede perder un tiempo precioso y empeorar la situación. Por lo tanto, no es necesario automedicarse cuando se trata de la salud. Es mejor recurrir a los profesionales de manera oportuna, y ya decidirán cómo tratar el mioma.

Si los expertos eligen una opción de tratamiento conservador, es probable que las hierbas curativas se incluyan en la lista de medicamentos recomendados. Como tratamiento adicional, los métodos tradicionales siempre son fácilmente utilizados por la medicina tradicional. Hay muchas preparaciones de hierbas que pueden detener el crecimiento de entidades benignas. En la lista de estas hierbas.:

  • muérdago blanco
  • Luchador baikal

  • cicuta manchada
  • nudillo
  • propóleos
  • medunitsa medicinal,
  • pantano ajenjo

Esta lista se puede reponer con más de una docena de hierbas curativas. Pero básicamente todas las plantas tienen un componente potente y muchas veces venenoso. Por lo tanto, su uso no es seguro y también requiere aprobación médica. Después de todo, es muy importante calcular la dosis óptima, especialmente cuando se trata del uso interno de preparaciones de hierbas tóxicas.

Medidas preventivas

En principio, todas las actividades de tal orientación se reducen a la eliminación de factores que pueden iniciar el proceso patológico. Para prevenir el desarrollo de fibromas y otras formaciones de los órganos genitales, es suficiente:

  • ajustar la nutrición
  • Enriquece la dieta con alimentos fortificados.
  • Eliminar del menú todos los fritos, ahumados y gordos.
  • llevar una vida activa y animada
  • Las actividades deportivas siempre fortalecen los recursos del cuerpo y también aumentan su resistencia a las enfermedades.
  • no te involucres demasiado en tomar el sol,
  • La higiene sexual debe ser estrictamente observada,
  • Asegúrate de controlar el ciclo menstrual
  • Utilizar solo medios anticonceptivos seguros.
  • regularmente, al menos dos veces al año, visite el consultorio del ginecólogo.

El cumplimiento de estas reglas básicas ayudará a preservar la salud de la mujer en edad reproductiva y después de la menopausia.

Causas de los fibromas uterinos

El mioma es la proliferación de células en la capa muscular del útero. Hasta ahora, los científicos no han establecido exactamente qué conduce al desarrollo de los fibromas uterinos. Existen dos teorías sobre el origen de las células progenitoras de los fibromas uterinos.

Los defensores de la primera teoría creen que cada nodo de mioma crece a partir de una sola célula, que se vuelve defectuosa y comienza a dividirse. Tales células pueden ocurrir durante el desarrollo fetal. Las células musculares lisas del útero se desarrollan durante mucho tiempo, hasta la semana 38 del embarazo. En este momento, los miocitos son inestables, pueden verse afectados por factores dañinos. Además, estas células se activan desde el inicio de la menstruación, cuando los ovarios comienzan a funcionar, los cambios hormonales. Esto puede estimular el inicio del crecimiento del mioma.

Según la segunda teoría, las células de la capa muscular del útero están dañadas por la multitud de ciclos menstruales que experimenta una mujer moderna que da a luz no más de una o dos veces en su vida. Durante la segunda fase del ciclo, las células musculares lisas del útero comienzan a dividirse. Se están preparando para el embarazo, durante el cual se acelera la división celular. Si no se produce el embarazo, comienza la menstruación. Las células del músculo liso recién formadas mueren por apoptosis: muerte celular programada. Parte de las células pueden permanecer y pasar al siguiente ciclo menstrual en un estado sin cambios, continuando la división. Forman los inicios de los nodos de mioma.

Los siguientes factores contribuyen al crecimiento de los fibromas uterinos:

  • Abortos frecuentes
  • Curetaje diagnostico
  • Enfermedades inflamatorias recurrentes del útero,
  • Intervención quirúrgica en el útero,
  • Beneficios traumáticos y complicaciones del parto.

El desarrollo de los fibromas uterinos puede contribuir al inicio temprano de la menstruación, al primer parto tardío y a un pequeño número de nacimientos.

Anteriormente, los científicos han sugerido que los fibromas uterinos se desarrollan como resultado de trastornos hormonales, aumento de los niveles de estrógeno mientras que los niveles de progesterona disminuyen. Esta teoría resultó ser incorrecta. Numerosos estudios han demostrado que las mujeres con mioma uterino no tienen desequilibrio hormonal. El mioma uterino es un proceso patológico local, y nuestros médicos actúan localmente sobre él, privando a los nódulos con la ayuda de la embolización de la arteria uterina.

Tipos de fibromas uterinos

Los miomas pueden ser de diferentes tamaños, desde una compactación muy pequeña, que se detecta por ultrasonido de los órganos pélvicos, hasta un tumor grande, que pesa alrededor de un kilogramo y se determina fácilmente cuando el ginecólogo examina el abdomen. Por ubicación, hay 3 tipos de miomas: submucosos, intersticiales y subserosos.

En el caso de la ubicación de los fibromas debajo de la membrana mucosa del útero, los médicos hablan sobre el mioma submucoso del útero. Los fibromas intersticiales se localizan en la pared del órgano reproductor femenino. Los fibromas abundantes se desarrollan en la superficie en la región del peritoneo, tienen una base ancha o una pierna larga. Si una mujer tiene síntomas y signos de fibromas en la menopausia, los nódulos pueden localizarse en el cuerpo o el cuello uterino.

Los síntomas de los fibromas uterinos

Cuando se produce un mioma submucoso, se identifican los siguientes síntomas:

  • Menstruación prolongada y pesada con coágulos.
  • sangrado uterino abundante,
  • sangrado entre la menstruación,
  • infertilidad

En presencia de síntomas y signos de fibromas submucosos durante la menopausia, la cavidad del útero se deforma. La pérdida de sangre conduce al desarrollo de síntomas de anemia:

  • Ruido en los oídos
  • Debilidad
  • Mareos, desmayos,
  • Trastornos del corazón: palpitaciones del corazón, arritmias, dificultad para respirar,
  • Palidez y piel seca, uñas quebradizas y pelo.

Los fibromas serosos se desarrollan a partir de la capa muscular externa, ubicada en el exterior. Al llegar a cierto tamaño, el tumor comprime los órganos de la cavidad abdominal, que se encuentran muy cerca del útero, la vejiga y los intestinos. Los fibromas serosos no afectan el ciclo menstrual. Los signos de grandes fibromas subserosos son estreñimiento y trastornos disúricos.

El mioma intramural crece desde la capa muscular media. A medida que la neoplasia crece, el útero aumenta de tamaño. Determinado por los siguientes síntomas:

  • trastornos menstruales
  • Dolor y presión en la pelvis.
  • La imposibilidad de concebir y llevar el embarazo.

Los nódulos miomatosos grandes deforman la cavidad uterina y aprietan las trompas de Falopio. Esta forma de fibroides se caracteriza por la disposición intermuscular de los nodos. Al comienzo de la enfermedad, cuando el mioma se cura con facilidad y rapidez, no se manifiesta. Los ganglios solo se pueden detectar con un examen preventivo periódico por parte de un ginecólogo: el útero es más denso y está más grande.

A medida que se desarrollan los fibromas uterinos, aparecen síntomas y signos alarmantes de que una mujer debe prestar atención y consultar a los ginecólogos de nuestras clínicas de tratamiento de fibromas:

  • aumento en el número de flujo menstrual y la duración de la menstruación (menorragia),
  • hemorragia uterina acíclica (metrorragia),
  • Dolor en la parte baja del abdomen y espalda baja.

Cuando ocurre la menopausia, los nódulos de mioma pueden continuar creciendo. Ocurren los siguientes síntomas y signos de fibromas uterinos con menopausia:

  • Dolor prolongado en la parte baja del abdomen, como durante la menstruación, dando al sacro y la parte baja de la espalda.
  • doloroso contacto íntimo,
  • hemorragia uterina prolongada intermitente con el desarrollo de una condición anémica,
  • Sensación de presión sobre los órganos de la pelvis.
  • Aumento del abdomen y la cintura.
  • micción frecuente debido a la presión del nodo en la vejiga,
  • estreñimiento doloroso estreñimiento
  • Dolor de espalda y dolor de espalda.

Según las estadísticas, el mioma renace en un tumor maligno en solo el 1% de los casos. Por esta razón, los médicos de nuestras clínicas consideran que el aumento de la vigilancia oncológica, que muchos ginecólogos muestran y extraen el útero en caso de mioma, no está justificado. Recomendamos que las mujeres en caso de aparición de síntomas y signos de fibromas durante la menopausia realicen una embolización de las arterias uterinas. Este procedimiento mínimamente invasivo le permite deshacerse de los tumores y salvar el útero.

Diagnóstico de los fibromas uterinos.

Si hay signos y síntomas de fibromas uterinos con menopausia, puede establecer el diagnóstico correcto mediante un examen ginecológico de rutina. Los ginecólogos revelan un útero agrandado de consistencia densa, a menudo con una superficie irregular. Para aclarar el diagnóstico, determinar la ubicación y el tamaño de la educación, los médicos de nuestras clínicas realizan una ecografía transabdominal y transvaginal de los órganos pélvicos. Debido a la alta resolución del equipo con el que están equipadas nuestras clínicas de tratamiento de fibromas, los médicos de diagnóstico funcional son capaces de identificar los nódulos miomatosos más pequeños.

Si se presentan síntomas y signos de fibromas uterinos en mujeres que se encuentran en la menopausia, se realiza una ecografía del útero y una tomografía computarizada. Uno de los métodos efectivos y modernos de diagnóstico de los fibromas uterinos es la histeroscopia. Permite simultáneamente con la detección eliminar nodos miomatosos subserosos.

Tratamiento conservador de los fibromas uterinos con menopausia.

Los ginecólogos tratan los fibromas uterinos con un método terapéutico o quirúrgico. El tratamiento conservador de los fibromas consiste en tomar medicamentos destinados a detener el síntoma de la enfermedad y reducir el tamaño de la educación. Se basa en medicamentos hormonales, en particular, derivados de progesterona, que inhiben el crecimiento y desarrollo del tumor. En presencia de síntomas y signos de fibromas en mujeres que están en la menopausia, no se prescriben.

Los agonistas de gonadoliberina de acción prolongada, que suprimen la secreción de gonadotropinas y por lo tanto causan pseudomenopause (danazol, buserelin, zoladex, diferelin) tampoco se utilizan para el climaxse. El uso de agonistas de GnRH en pacientes en edad reproductiva reduce el tamaño de los fibromas en un 55%, pero después del tratamiento, los nodos comienzan a crecer nuevamente. La terapia a largo plazo con agonistas de GnRH no se realiza para mujeres jóvenes debido a la posibilidad de desarrollar osteoporosis.

El alivio de los síntomas y signos de los fibromas uterinos con menopausia con medicamentos se realiza en los siguientes casos:

  • Si el tamaño de los ganglios de mioma no excede las 12 semanas de embarazo,
  • con arreglo intramural y subseroso de nodos miomatosos con una base amplia,
  • si el paciente tiene contraindicaciones para el uso de métodos quirúrgicos para el tratamiento de los fibromas,
  • en ausencia de anemia por deficiencia de hierro, que se asocia con sangrado uterino.

Los agentes terapéuticos pueden restringir el mioma en un estado indoloro hasta la menopausia, cuando los tumores pequeños generalmente se resuelven solos

Tratamiento quirúrgico de los fibromas uterinos.

Los ginecólogos realizan una cirugía para los fibromas uterinos con las siguientes indicaciones:

  • ganglios miomatosos grandes (más de 12 semanas de embarazo),
  • rápido crecimiento de las formaciones de mioma en un corto período de tiempo,
  • El síndrome de dolor severo que acompaña al mioma uterino y con el tiempo puede llevar a la pérdida de la capacidad de la mujer para trabajar,
  • fibromas uterinos en combinación con endometriosis o neoplasias ováricas,
  • Trastornos alimenticios o necrosis del nódulo mioma.
  • trastornos funcionales de la micción y la función intestinal,
  • ubicación del sitio submucoso
  • fibroides renacimiento maligno.

Los ginecólogos de nuestras clínicas creen que las indicaciones para la implementación de la cirugía en presencia de síntomas y signos de fibroides durante la menopausia se amplían de forma irrazonable. En la mayoría de los casos, realizamos un procedimiento innovador: la embolización de las arterias uterinas. Después del tratamiento, el paciente recupera las funciones dañadas, mejora la calidad de vida, preserva el útero y restaura la fertilidad (fertilidad).

La naturaleza de la intervención quirúrgica en los ginecólogos del mioma uterino se determina en función de sus características individuales del paciente. Los médicos tienen en cuenta su edad, el estado general del cuerpo y el sistema reproductivo.

Hay dos formas de realizar una operación para tratar el mioma uterino: miomectomía (extirpación del nódulo del mioma) e histerectomía (extirpación del útero con o sin los apéndices). La miomectomía se refiere a las operaciones de preservación de órganos. Se realiza a través de una incisión de la pared abdominal anterior o por laparoscopia. El sangrado es posible durante la operación, lo que obliga al cirujano a extraer el útero. Después de la embolización de las arterias uterinas en esto no es necesario.

En el lugar de los ganglios miomatosos extirpados, se forman cicatrices. Pueden causar un aborto espontáneo o ruptura del útero durante el parto. Después de la embolización de la arteria uterina, el nódulo de mioma se reemplaza por tejido conectivo, que no crea problemas durante el embarazo y el parto. El tratamiento radical de los fibromas implica la extirpación del útero junto con los nódulos. Después de la operación, la mujer ya no podrá tener hijos, su función sexual se verá afectada.

Una nueva técnica en el tratamiento quirúrgico de los miomas es la miomectomía mediante histeroscopia. Se utiliza para tratar los ganglios miomatosos submucosos en mujeres que necesitan preservar el útero para un nuevo embarazo. Este método da buenos resultados. Con él, el mioma se escinde en una sola sesión utilizando un láser con inspección visual de un médico. La operación se puede realizar bajo anestesia local y no requiere hospitalización prolongada. A diferencia de la embolización de la arteria uterina, después de la cirugía existe un riesgo de recurrencia de la enfermedad.

El efecto del estrógeno en una mujer.

Cada minuto de su vida una mujer está bajo la influencia de las hormonas sexuales. Los principales son los compuestos del grupo estrógeno y progesterona. Los estrógenos son precisamente aquellas sustancias que forman una mujer, tanto en el exterior como en el interior. Bajo su influencia, tales procesos ocurren:

  • crecimiento y desarrollo del útero,
  • La formación de características sexuales secundarias.
  • Reducción del tejido muscular, respectivamente, las curvas del cuerpo adquieren formas femeninas.
  • disminución del colesterol en la sangre, deteniendo el desarrollo de placas ateroscleróticas en los vasos,
  • mejorando la condición de la piel
  • aumento del deseo sexual
  • Mejora el estado de ánimo, la intensidad y la intensidad de las emociones.

Para resumir todo lo anterior, el estrógeno hace que una mujer sea joven, atractiva, activa, atractiva y saludable. Su equilibrio correcto solo puede determinarse en el laboratorio, pero todos los que rodean a una mujer y, por supuesto, ella misma, pueden sentir su violación.

Mioma con menopausia

La aparición de la enfermedad descrita en mujeres tiene 25-40 años. No es raro que el mioma comience o aumente su crecimiento durante el embarazo.

El clímax en los representantes de la parte más débil de la humanidad es causado por trastornos en las glándulas que producen hormonas sexuales. En este sentido, se viola su equilibrio. Cuando el nivel de estrógeno disminuye, el mioma uterino durante la menopausia disminuye su crecimiento o incluso puede disminuir de tamaño.

Signos de neoplasia benigna durante la menopausia.

El crecimiento benigno e incontrolado de las células uterinas con la formación de nodos en el futuro es muy lento y no se hace sentir durante mucho tiempo. Este proceso se llama leiomioma. Por esta razón, hay casos muy frecuentes en que el mioma uterino durante la menopausia se detecta por casualidad durante un chequeo regular en un ginecólogo o en un ingreso programado durante el embarazo. Este es, en primer lugar, el peligro de la enfermedad y, en segundo lugar, la confirmación de la necesidad de exámenes médicos periódicos.

Sin embargo, hay síntomas de los fibromas uterinos con menopausia, que pueden sospecharse de la aparición de algo malo:

  • Aumento del sangrado durante la menstruación, un aumento en su duración,
  • la aparición de sangrado en el período menstrual,
  • sangrado uterino,
  • anemia durante enfermedad prolongada,
  • возникновение болей внизу живота тянущего, ноющего характера, длящихся неделями,
  • болезненность и появление неприятных ощущений во время полового акта,
  • dolor de espalda baja
  • estreñimiento
  • un aumento del abdomen
  • Aparición frecuente de la micción.

Las alteraciones en el trabajo de los órganos ubicados en el vecindario (intestino, vejiga, riñones) se producen cuando el nodo alcanza tamaños grandes y comienza a presionarlos. Entre otras cosas, es esta condición la que puede causar infertilidad en una mujer. Estos pacientes suelen tener abortos involuntarios.

Los fibromas uterinos después de la menopausia no se comportan tan agresivamente. Una mujer nota que sus manifestaciones se van debilitando gradualmente.

Mira el video: Miomas durante la menopausia o climaterio (Agosto 2022).

Pin
Send
Share
Send
Send